17 dic. 2011

El corazón partido

Me oprime el pecho la desolada sensación de esperar sin esperanza.
Nunca estoy preparada.
¡Madre!
¡Mamá!
Estás mala.
Hace tanto tiempo que empezamos esta despedida.
Hace tanto.
No te vayas, pido en silencio.
Espera un poquito más.
Papá se quedará sin brújula para caminar el tramo en que sin ti pueda quedar.
Has resistido.
Te libraste en más de una ocasión.
Has sacado bravura de las entrañas y has plantado cara a la parca en muchas ocasiones.
Ahora toca luchar de nuevo.

"La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que todo lo han perdido la poseen aún." (Tales de Mileto)