8 jul. 2013

Anys han passat./Años han pasado.

Cerco imaginant els camins tortuosos de ma vida, escoltant-me.
Atenta, miro els reflexes a l'espill del temps perdut, i anyoro les remors de l'aire quan tu eres i ho respiravem plegades.
L'espìral que em fa tornar no es penedeix dels límits d'un cos pertorbat pel desgast i desencant.
Anys han passat.
____
Busco imaginando los caminos tortuosos de mi vida, escuchándome.
Atenta, miro los reflejos en el espejo del tiempo perdido, y extraño los rumores del aire cuando tu eres y lo respirábamos juntas.
La espiral que me hace volver no se arrepiente de los límites de un cuerpo perturbado por el desgaste y desencanto.
Años han pasado.

5 may. 2012

Da coraje


Ayer estuve escuchando y me asombré, al ver que señalar el tema del uso de los beneficios, que dan los paraísos fiscales a las grandes empresas asesoradas (por equipos de asesores fiscales,que pagan para sacarle el máximo jugo a las posibilidades que la ley favorece), pueda ser no moral. Y se dejó caer sin decir ni pío.
Sin una actitud moral positiva, de solidaridad y equidad, esto es tener la zorra dentro del gallinero, porque los que gobiernan son beneficiarios del sistema, haciendo las leyes a su medida.
Saberlo da coraje.


Sanguijuelas en nuestras carnes


Hemos llegado a una situación en que los que suelen santiguarse y darse golpes en el pecho, de pesame señor, son los que pasan por alto la inmoralidad de sus actos.
Gobiernan dando privilegios a sus propios sitios de negocio y beneficio.
El clero, los mandamases.
Cacicadas que ya se denunciaban en otros momentos de nuestra historia.
Ceguera de quienes confían en ellos, poniendo la zorra en el gallinero.
Campan por a sus anchas.
Pandilla de indeseables y sableadores.
No hay quien los aguante.
Me revuelven las tripas.
A punto de ponernos a cuadrar nuestros magros números para hacer la declaración de renta.
Hacienda somos todos, para darles nuestros sudores, nuestra sangre.
Sanguijuelas en nuestras carnes.
Al menos que tengan la decencia de poner a cada uno en su sitio y dejen de poner el cazo con la otra mano.

Me hierve la sangre


Escuché en la radio, aludiendo a los paraísos fiscales, y me quedé petrificada.
Que podía no ser ilegal, pero sí inmoral.
Nadie se rasgó las vestiduras ante esa afirmación.
Que facturan en esos países, y que declaran sus ganancias, a la baja en ellos.
Que sostenemos el fisco los de la base.
Esto se va al carallete.
Con tanto paro, a ver quien es pilar que sostenga las cosas.
Pagamos por todo en nuestros impuestos, y de nuestro bolsillo.
Tener dinero, de 'ahorrillos' para no quedarnos con el culo al aire, supone pagar una vez, y otra, y otra,... así hasta la enésima más uno.
Nos envenenan la sangre.
¿Qué quieren?
Que nos autoinmolemos.
Ya saben que lo que empieza a parecer accidente casero, es la cruda realidad de el suicidio de quienes ya no tienen un ápice de esperanza.
La muerte se ofrece, para ellos, como única salida.
Ese es su objetivo.
Quitarse de encima el lastre.

23 feb. 2012

Febrero

Febrero abrió las tumbas a mis muertos.
En este descuento, él se adueño de lo que más quería.
En otro tiempo, de abuelos maternos.
En estos días de mi madre y mi tía.

Hoy es a ellas a quien lloran mis ojos.
A mi madre en cualquier recodo del recuerdo.
A mi tía porque mañana será quien reciba sepultura.

Magro recuerdo me traerá Febrero.

El año bisiesto me deja sin consuelo.

Subiré su cuesta sin la sombra del abrazo de la madre.

Profundo silencio el de los rincones que eran maraña y enraizamiento en su casa.

Dispongo de sus cosas.
Las reparto como bien puedo.
Las ropas y zapatos que usó en un tiempo que se me antoja lejano.

El zarpazo del dolor en mi corazón, araña de vez en cuando.

Hoy siento el oscuro deseo de abreviar el tiempo para el encuentro con la parca.

No haré acción para ello, pero siento ahogo y pesar.

Nada vale.
Todo se va.

Tanto anhelo y al fin nada.

Eterno silencio.
Soledad.

22 feb. 2012

Ellos y ellas

No le basta poseer, quiere adoración.
Impone sus valores a la fuerza.
Usa la violencia contra la razón.

No sorprenden sus acciones.
Sus palabras no son válidas.
Ellos y ellas siguen al macho alfa.

La manada es su territorio.

Excluyen a quienes piensan que es posible de otra manera.
A quienes alzan su voz y les critican.

Miden sus fuerzas en sinrazones.

Son los que tachan de enemigos a los corderos y los tratan a dentellada limpia.

Son la vergüenza del presente, el pasado y el futuro.

Han olvidado que la presencia en este mundo es algo efímero y que solidaridad, equidad y tolerancia es supervivencia para la Humanidad.