30 jul. 2009

Mira mi cara

Mis letras no navegan por eros.
Ladean el río y se adentran en el bosque.
Persisten en llamar a la puerta del alma que se resiste.

Quebrada tangente, apunta a poniente.
Esos versos de otro tiempo aún golpean mi frente.

Palabras que lleve el viento del este.

Multiplicidad de luces abren un abanico de matices.

El doliente corazón sangró.
Esa es la razón de su cerrazón.

“Soy libre”
Le dijo al aire.
Éste le abofeteó.

“Tengo alas”
De bruces en el suelo dio.

“¡Mira!”
“Mira mi cara”

En ella las cuencas hundidas dicen y callan.

Safe Creative #0907304179602

25 jul. 2009

Él me trae la palabra

Distancias
Barreras
El tiempo confluye en ellas

Romperlas es abrir puertas
Dar alas al alma frente a un cielo abierto
Cerrar el ciclo para poner la mirada sobre el camino

No hay caminos sin razones
Todos ellos cierran y abren, aunque rompan
Disponible hasta que el giro deje la espalda expuesta

Cerrando la compuerta

Predispuesta para tomar el petate y seguir a delante
La vida es el reto de la renovación
Bajas al pozo oscuro del alma para reconocer la luz

¡Una estrella brilla!
¡Está en mi alma!
¿Vendrás mañana?

Aunque no fuera así, me bastaría esperarla
Siempre es posible sentir el cielo bajo el que camino
¡No es el mismo!

¡Yo sé!
¡Y qué!
Nada más cuenta

Hay que tirar el lastre para seguir
Este viaje ha de ser en ligereza en la piel
Mudas

¡Eso es!

Muchas de ellas alfombran sobre las nuevas piedras
Cantos rodados desgastados
Remontan al origen

Las grandes ofrecen en él posibles
El río no siempre va a parar al mar
La nube lo hace remontar

En granizo se diluye
En nieve se remansa
En agua se fractura

Él me trae la palabra

Sana mi alma

A esos lares iré, pero después

Si obvio la distancia, es posible que florezca la retama

Safe Creative #0907254167025

17 jul. 2009

APUNTE 70

El amante deseado no es dado.
Lo recreas por tu mano alargándola en el alma y disipando su añoranza.
Él abrió las venas para sangrarlas.
Hubiera sido posible y cuando lo fue no estuviste.
Desencuentros antedichos y predichos.
La vida es así de triste.
Un sueño es lo que tuviste, dulce niña, en ese encuentro.
Le sentiste.
Por él bebiste los vientos.
Alimentó tu aliento.
Le creíste.
Ahora piensas carcomida que fue un juego que alimentó su ego.
Te resistes.
No concedes al tiempo de ese romance equívocos ni engaños.
La trastienda te presenta otro plano.
Saliste de la maraña que enredaba tu alma.
Ahora piensas y te descubres en la dicha de la calma.
¿Fue el último trago o has de esperar otra espada?
El amor tiene estas cosas.
Es el vaso que no sacia la sed que siempre arremete en tu ser.
Hubieras sentido y vivido.
Miras al hueco de lo que dejaste en el camino.
Nada es previsible.
Seguiste lo indecible.
Sin embargo seguiste y estás para decirte.
Moradas del alma quedaron cerradas.
A cal y canto las has tabicado.
¿Será errado, o al contrario, es lo adecuado?
Hermanos de sangre allí han quedado.
Hermanos y hermanas por ellas pasaron.
De este crimen vital te has deshojado.
Cerrarías la puerta de un portazo, dejando la llave del otro lado.
¿Lo harías?
Muchas veces lo has pensado, pero el aleteo sutil de la mariposa que te acompaña lo ha parado.
Un gran sunami se ha avecinado y ha habido diques que lo han parado.
Cuando la soga parece ahogarte surge el impulso para salvarte.
¿De qué te evades?
Unas veces paras y miras el vacío que te acompaña, viendo un mundo descolorido y sin sentido.
Otras, oyes el viento y el aire que te acaricia y hace sentir que aún hay alguien al otro lado del mundo esperando tu latido.
En ese caso, dejas que la caricia amanse tu gatuna sensibilidad dejándote tocar y amansar.
La fiera se dulcifica y asienta en la yoidad sin la doliente necesidad.
Buscaste en ellos aquello que sólo en ti puedes hallar.
Esa es tu paz.
Dejar de buscar.

Ful de ases
Safe Creative #0907174134442

16 jul. 2009

APUNTE 69

Abro un hueco en tus entrañas para que el hado venga a devorarme con ellas.
Enrosco la cuerda en mi cuello mientras tu brazo en el serpentea abriendo paso al silencio.
Miro al vacío que se abre paso a mis pies mientras pienso que camino pisando sobre suelo sólido.
Respiro hediondos gases que aunque envenenan mi sangre dan paso al futuro que se tiende ante mí.
Construyo y ensarto las letras maltrechas.
Respondo al sino que marca mi destino ausente.
Enhebro la urdimbre huera de mis pesares.
No tengo salidas de escape.
Los pistones por presión de aire me retienen y contienen.
No pretendo otra cosa que narrarme en el arco del tiempo del que mañana será tarde para argumentarme.
Espesura y maraña enredada en lianas construidas en la rueca imaginaria.
Nada es algo.
Puro hartazgo de ventura dispuesta al auto engaño.
Han hecho de mi planos en los que se arrugan y pliegan mis esperanzas vanas, replegadas por orillos de membranas enlodadas y oxidadas.
¡Vendrás mañana!
¡Sé que me aguardas!
Lo supe en la cuna y de ella arrastro la desesperanza vana.
Un sueño terrible anida en mi alma.
Abriría las venas para sanarla, si en ello alcanzara el silencio que temo tras la muerte no se alcanza.
Pienso en ese otro espacio del ser al que tiendo y la silla quebrada se astilla mientras espero pasar el mal trago espectado.
Escribo para recoger lo que temerosa veo tras él.

Dead
Safe Creative #0907164128666

15 jul. 2009

APUNTE 68

Hay paisajes que nos acercan al olvido.
Son silencios recorridos a tientas.
Por ellos transito de vez en cuando.
En el regreso descubro aquello que perenne queda indemne.
Horas que atraviesan el tiempo sin serlo.
El cuerpo manifiesta su presencia y ausencia.
No siempre somos lo que fuimos.
De ello nos dolemos y resentimos.
A veces la cuerda se deshoja, dejando caer la carga en el vacío.
Volvemos a sentir los pies pisando tierra.
¿Hasta cuando el infortunio de la espera?

¿Hasta cuando?
Safe Creative #0907154125804

APUNTE 67

Abro una puerta a mi esperanza.

Cierro y calzo la calma.
Recojo un rastro desperdigado en mañana.
Miro de reojo al oscuro sino y despisto.
Me enzarzo en letras que persigno.
Palabras huecas que hacen ecos de mi sino.
¿Será posible pernoctar en este instante que vivo?

Insegura miro el fallo y me persigno.
No con gestos ni palabras.
No consiento.
Lo hago desde lo más recóndito de mí.
Auspicio nuevas alas a mi espalda.
¿Será de la oscura sombra que se ensartan?

No hay destino.
Safe Creative #0907144123919

2 jul. 2009

Ella

Sube la cuesta despacio, hilando pensamientos.
Aquella mañana sale de casa sin reparar en que todavía está oscuro.
El día remolonea. Eso parece. No es tal. Ha despertado tras dormir pocas horas.
La ansiedad le ha hecho salir sin mirar el reloj. Si lo hubiera hecho, habría comprobado que se ha precipitado sobre el asfalto cuando las calles empiezan a quedar vacías.
Hubiera seguido el serpenteo de la calle principal, pero ese día sus pasos le llevan a la cúspide donde se yergue la catedral.
En su plaza, algunos jóvenes mantienen conversaciones animadas. Es domingo.
En uno de esos bancos, un hombre solitario se pierde en su silencio.
Allí para cuenta en que algo no va como es de suponer. Mira el reloj que lleva en el bolso y comprueba que son las cinco de una mañana nueva.
Repara en su error y decide aprovechar para caminar.
Respira hondo y siente una sensación distinta. La ciudad a esas horas está tomada por las nuevas generaciones.
Otro tiempo se inmiscuye en su recuerdo. Hubiera sido parte de esa escena. Habría estado con sus amigos hasta que el cuerpo tomara el camino de regreso, para descansar.
Aunque no lo parezca, la vida coloca en uno u otro lugar.
Hubiera pensado que ese desplazamiento no se da, pero viéndose entre extraños constata que ha quedado al margen.
Vivimos en mundos distintos. Cada cual bajo un cielo que sustenta su paisaje.
Recapacita y busca dónde dejar correr ese tiempo que la casualidad le ofrece.
En su deambular localiza un bar. Abierto y ocupado por similares a quienes están de cháchara en la plaza.
Se sabe despierta y dispuesta a afrontar el momento.
Piensa en ello.
Últimamente ocupa su mente esa idea sobre vivir el presente.
Un café con leche. Eso es lo que consumirá, sin reparar en los rostros cansados de quienes deben observarla como personaje fuera de contexto. Descuadrada.
Cada cual ocupa un lugar en este retablo de la aparente realidad.
Está ante un abismo del que quisiera escapar.
No hay posibilidad.
Le queda dejarse llevar.
La fuerza de la nada arrastra su consciencia.
Mañana pasará de largo, pero ahora siente que lacera su alma con intensidad.
Cualquiera de ellos estará en su lugar. ¿Y ella? Ella quizá ya no será.
El sendero se bifurca sin darle otra posibilidad.
Añora el pulso que otrora la hacía volar.
Teme por la cordura y el saber estar.

Safe Creative #0907024072764