12 nov. 2006

Seguir con todo y no morir en el intento



Bienvenidos a mi espacio sideral


Parece ser que mucha gente deja de lado esto del blog. La verdad es que no me extraña nada que así sea ya que cuesta mantener activa la página.
Sigo en ello a pesar de ponerme sin saber a ciencia cierta que comentar en el caso que me ocupa.
He estado todo el día de un lado a otro del espacio virtual y he parado de nuevo en esta página ya que es un poco como mi nave nodriza, de ella parto y a ella llego. Al leer el contenido que me acompaña me he dado cuenta que ya se ha dado paso a un tiempo húmedo y frío y que las noticias que me vienen de la casa de mis padres es que en Huesca está la niebla campando por sus fueros. Aquí el día ha dado un poco soleado y las temperaturas empiezan a ser bajas,no tanto como en Huesca. Ya toca abrigarse.
Entre mis primeras fotos digitales está la que aquí adjunto. La hice un fin de semana del mes de Octubre del 2003. Sigue dándome ese punto de satisfacción. Hoy la he recortado un poco y enfocado con el programa de imagen.
Las palomas están presentes en la vida y paseos de la ciudad de Barcelona.
Días atrás, por la mañana, cuando me dirigía al trabajo vi a una señora de edad que llevaba una bolsa llena de grano y que tiraba éste para que las palomas que a ella acudían pudieran alimentarse.
Hoy he leído un blog que explica un día al lado de una persona indigente. Se explica cómo un señor reparte un euro a cada uno de ellos, se calcula que llega a hacer un desembolso significativo, de 6.000 euros al mes.
Encuentro un cierto paralelismo entre estas dos personas que dentro de sus posibilidades intentan favorecer.




 

3 nov. 2006

Muchos días parece que han pasado



Bienvenidos a mi espacio sideral


Me suele suceder. Después de días de tensiones y ajetreo tengo la sensación de haber pasado a través de un abismo. Algo así como que el tiempo se ha estirado.
Hoy el frío mordía y los peques estaban nerviosos. La verdad es que todo lo marcan. Pensaba, en el regreso, si eran ellos o yo. Me cuesta adaptarme a los cambios estacionales. Con la hora de menos se nos hace oscuro enseguida y añoro la luz de los días de verano y primavera.
Otro factor es el de haber roto el ritmo. Una semana partida por la mitad y unos días de trabajo añadido por la celebración de la Castañada, con todas las actividades extras que conlleva.

Un recuerdo para un hermano de mi madre, mi tio Pascual murió estos días de difuntos. Los mayores se van marchando y nos dejan en primera línea a nosotros. Es el ciclo de la vida. Ayer mi madre me lo dijo sin dramas. Ella ha cambiado al respecto. Nunca ha sido de las que se lamentan, lo es más mi padre, pero me sorprendió la serenidad con que se lo comunicó. Los años a nadie perdonan.


Algunos de ellos se han ido para siempre. Un recuerdo para honrarles.